El Blog Educativo de Valerie Rivera

Espacio dedicado para discutir temas relevantes a la educación

Prevención de la dislexia: Como ayudar a su hijo en el aprendizaje de la lectura Martes, 2 octubre 2007

Filed under: General — valerierivera6976 @ 5:04 am

Los niños pequeños tienen una conciencia muy escasa de losNiño con dislexia sonidos del lenguaje. Oyen una secuencia continua de sonidos, pero no son conscientes de que estos se pueden dividir en palabras, y estas últimas en sílabas y mucho menos que las sílabas pueden estar formados por uno o varios sonidos. Esta habilidad se llama conciencia fonológica y se puede desarrollar con el ejercicio. Se ha comprobado que la conciencia fonológica facilita el aprendizaje de la lectura tanto en niños prelectores como en niños con riesgo de presentar dislexia. Por ello, facilitando precozmente los aprendizajes fonológicos, se pueden prevenir problemas lectores que aparecerían posteriormente.

Las actividades para adquirir conciencia fonológica son muy abstractas, porque se basan en estímulos que el niño no puede ver ni manipular, por lo que deben realizarse siempre a modo de juego, y a ser posible apoyándonos en láminas, fotografías, dibujos, etc. El orden que habría que seguir es comenzar con actividades de rima, continuar con la sílaba, y acabar finalmente con el fonema. Hasta la edad de 5 años es muy difícil que el niño consiga tener conciencia de los fonemas en todas las posiciones de las palabras.

Los padres pueden ayudar a sus hijo siguiendo los siguientesPadres ayudando a sus hijos consejos:

1. Realizar actividades verbales para desarrollar la conciencia fonológica,

2. Realizar juegos tradicionales de lenguaje oral , ya que éstos también ayudan a desarrollar la conciencia de los sonidos.

3. Otros prerrequisitos son también importantes (atención, memoria, vocabulario). Eso significa que el niño debe estar abierto a experiencias variadas y sobre todo debe contar con la mediación de un adulto que vaya ayudándole a madurar esos aspectos.

4. Confiar en los profesionales de la educación y seguir sus orientaciones y propuestas de colaboración, de modo que tanto la familia como la escuela vayan en la misma dirección.

5. No todos los niños llevan el mismo ritmo, lo importante es que cada uno alcance sus objetivos de acuerdo a la madurez que vaya adquiriendo. No se debe perder la paciencia ni atosigar al niño.

6. Propiciar en el niño el desarrollo de una relación positiva con lo escrito, asociando la lectura con situaciones placenteras: manipulación de libros, audición de lecturas por un adulto antes de dormir, leer a dos voces (el adulto lee el cuento, pero de pronto se calla, o el adulto lee un trozo y el niño otro, etc.).

7. Demostrar al niño la utilidad de la lectura: viendo en el periódico a qué hora empieza un programa de TV, consultando los catálogos de juguetes, viendo la fecha de su cumpleaños en un calendario, leyendo una receta de cocina, escribiéndole notas para que haga recados, leyendo las notas que le entregan en el colegio, etc.

8. El niño comienza a acercarse a la lectura, sobre todo, cuando ve leer a los más próximos. Si ve leer habitualmente a los mayores, si se le estimula para que presten atención a los escritos, pronto comenzarán las preguntas: “¿qué pone ahí?”, “¿qué letra es esa”?. En este momento se puede decir que el aprendizaje de la lectura ha comenzado.

9. Proporcionarles libros. En los libros para los más pequeños predominan la ilustración y los elementos gráficos. Mediante los dibujos, los niños reconocen objetos, personas, animales… Algunos libros incluyen textos mínimos: palabras, frases sencillas, pequeños diálogos, repeticiones, palabras y frases sonoras. El sonido de las palabras puede ser un aliciente para la lectura de un libro: descubrir sonidos extraños, divertidos, cacofónicos… A estas edades gusta la repetición de sonidos, de palabras, de ideas … Les gustan las historias de ficción o temas de la vida, pero siempre con predominio absoluto de la imagen. Los animales son uno de sus temas favoritos. Las historias deben ser sencillas y fáciles de predecir.Niña leyendo

 

¿Cómo aprenden los niños disléxicos?– Documento en Word

Anuncios